Ecuador: Jornada 2. De Quito a Ríobamba

Ríobamba (Parques)

Ríobamba (Parques)

Domingo, 16 de Enero de 2011.

Pensaba que no iba a poder apreciar gran cosa de Quito ya que en seguida partía dirección a Ríobamba pero por el contrario no fuí capaz de pestañear durante horas, las que me tomó ir de casa de Ceci a la terminal de autobuses con tiempo para parar entremedias a comprar una tarjeta prepago de celular ($6).

Quito desde un vehículo impresiona por su extensión, por su longitud y por su ubicación. Está engullido entre grandes montañas y volcanes y se extiende a lo largo de un gran valle con quebradas.

La casa de Ceci estaba al norte de Quito y el bus a Ríobamba salía de la Estación Sur, así que prácticamente crucé la ciudad entera (más de una hora de taxi – $13) antes de montarme cinco horas en el bus ($4) que me llevaría a encontrarme con Sergio.

Lo primero que me sorprendió en el bus es que subía y bajaba la gente en marcha, tanto pasajeros como vendedores de todo tipo de objetos (pastillas milagrosas, comidas, bebidas, DVD pirateados,…). El autocar era muy viejo, que junto a la velocidad que le daba el conductor y el estado de las vías hacía que no se sintiera uno seguro en ningún momento… bueno, hasta que te acostumbras. Ah, tampoco hace escalas para ir al baño, así que me arrepentí de la naranjada ($0,50) que compré en el viaje.

A media tarde (me esperaban para comer) llegué a Ríobamba donde me recibieron Sergio, Diego y Sole, sus anfritriones. Su hijo Emilio me enseñó en un momento toda la casa, mientras los mayores ponían la comida en la mesa. El menú consistía en encebollado de ceviche, una sopa con yuca y pescado, de fuerte sabor (ese cilantro que no falte).

Ríobamba (Colegio)

Ríobamba (Colegio)

Para bajar la comida fuimos a dar una vuelta por Ríobamba que, siendo domingo, estaba bastante animada. Los parques tenían un aspecto muy similar al que tiene el Retiro o La Casa de Campo aquí en Madrid los fines de semana. Música a gran volumen, puestos callejeros de comida poco saludable y no excesivamente higiénicos y familias enteras disfrutando del buen tiempo.

Pude apreciar pronto los edificios coloniales y las iglesias en nuestro paseo, al que se unieron Patricio y Verónica, dos amigos ecuatorianos de Sergio que, además, llegaron acompañados de dos españoles más que también habían venido a pasar unos días.

Tras rechazar el morocho (especie de arroz con leche) en un puesto callejero (aquí denominados agachaditos) volvimos a casa de Diego y Sole a cenar jamón que había traído de España con pan tostado y queso, que aquí en Ecuador no existe como curado.

Aún con el jet-lag me metí en la cama, el largo viaje me ayudó a encadenar casi seis horas seguidas de sueño, que iba a necesitar para empezar mis excursiones por la zona.

Esta entrada ha sido publicada en Ecuador, Viajes y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Ecuador: Jornada 2. De Quito a Ríobamba

  1. Yolanda dijo:

    Javi,

    Lastima que no conociste el Hotel Palace original de la tia Helga de nacionalidad checa.
    http://www.tsaitami.com/Images/Fotos/Hoteles/Palace1g.jpg
    desafortunadamente ella fallecio, y su unico heredero decidio venderlo, pero los nuevos duenos no supieron apreciar la bella arquitectura europea, Banos fue un lugar que acogio a nacionales y extranjeros cuyos medios economicos transformaron en una pequena europa, manteniendo hermososas edificaciones espanolas que tampoco exiten…! Asi como desaparecio Hitler, quien si fue visto caminar en Banosy es verdad.

    Muchas gracias

    Yaya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *