Vacaciones 2011: Jornada 9: De Tazones a Pandiello.

Bufones de Pría

Bufones de Pría

Domingo, 21 de Agosto de 2011.

Después de despedirnos de Tazones y pagar la pensión (40€, dos días) nos disponemos a buscar un sitio distinto para desayunar ya que el café del día anterior había sido demasiado fuerte para nuestros gustos.

Después de parar en un par de sitios sin éxito (¿aquí la gente no desayuna o qué?) llegamos a Villaviciosa, cuna de la sidra El Gaitero, y damos con una cafetería donde tenemos la suerte de degustar unos desayunos completos exquisitos (5,5€).

Una vez con la fuerzas repletas nos disponemos a ir a nuestra primera visita del día. Aunque con el tema del desayuno nos hemos retrasado (son sobre las doce del medio día) nos acercamos a los Bufones de Pría. La teoría dice que hay que ir dos horas antes de pleamar (y fue a las nueve de la mañana) y nosotros hemos ido tres horas después. Aún así, se oye «respirar» a los bufones y el paisaje es digno de contemplar.

Playa de la Ballota

Playa de la Ballota

Nos desplazamos a Puertas de Vidiago para comer a un sitio que nos han recomendado (y nosotros no podemos hacer más que recomendar también después de disfrutarlo). Comemos en Casa Poli y damos cuenta de tortos con picadillo, una cazuelita de fabada y croquetas caseras. Se nota que es sábado, el sitio está hasta arriba y hay que esperar, pero merece la pena (35€).

En contraste con el día que nos hizo ayer (sol y calor) hoy está nublado y refresca, al menos en Llanes, así que la visita a la Playa de la Ballota no es para darnos un baño, sí para disfrutarla. Es de mis playas preferidas de la península.

Pandiello

Pandiello

Aun tenemos que llegar a Cabrales, donde tenemos el alojamiento el fin de semana, concretamente en Pandiello, una pequeña aldea asturiana muy acojedora.

Después de instalarnos y recibir la calurosa acogida del dueño nos recomienda ir a Cabreña a cenar (secreto y ensalada de ahumado, hmmm.  28€) y pasear por el pueblo. La pena es que no podamos disfrutar de la cena al 100% ya que nos sorprende una contundente lluvia, pero la verdad es que es parte del encanto también.

 

Esta entrada ha sido publicada en Viajes y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.